Devuélvannos nuestro oro

A propósito del próximo aniversario del descubrimiento de América y recordando el magistral discurso del presidente boliviano Evo Morales en Europa recientemente (copia fiel del manifiesto de Guaicaipuro http://www.ciudadseva.com/textos/otros/exposicion.htm) me puse a reflexionar sobre esa frase tan común en todo pueblo indo-afro-latino-americano que recorre toda América sin excepción desde Chile hasta México, sin exceptuar a ningún latino americano que se precie, sediento de justicia, de equidad, de razonamiento y de un poquito de riqueza que por obra y gracia de nuestros gloriosos ancestros nos pertenece: Devuélvannos nuestro oro.

En primer lugar, y como siempre suelo hacer en estos casos me gusta explicar y reflexionar sobre asuntos algo complejos con la racionalidad de un niño y con ejemplos simples para esclarificar mejor los puntos.

¿La frase "nuestro oro" es real?, es decir ¿me pertenece o nos pertenece el oro que se llevaron españoles, franceses e ingleses hace mas de 500 años?.

Si nos remontáramos a la época preocolonial en donde Incas, Aztecas y Mayas gobernaban nuestros sagradas tierras, el oro de estos vastos territorios pertenecería por orden natural al jefe, gobernante, rey o amo del espacio geográfico en donde se extrajo sin importar quien fuera el que lo encontró, excavo o dio su vida por sacarlo de la tierra. Es decir sucedería lo mismo que ocurre en la actualidad, y con esto me adelanto en un ejercicio de proyección en el tiempo que pretendía hacer a posteriori. Pues, en tiempos actuales, en el supuesto de que Europa nos devolviera "nuestro oro" esta riqueza pasaría a manos del jefe de estado, presidente, dictador, gobernante de turno o como quieran llamarle, el mismo que lo mejor que haría sería engordar su cuenta en Gran Caimán, él y sus incondicionales en el noble arte de robarle al pueblo como lo vienen haciendo de manera natural y despiadada.

Entonces "nuestro oro" no fue, no es y probablemente jamás sería.

No caeré en la ingenuidad de no interpretar la frase en mención como un canto de justicia y reconocimiento a nuestras tierras sagradas, las cuales si no hubieran sido despojadas de la riqueza que por derecho natural les pertenecían hoy seríamos potencias mundiales.

A ver, hermano sudamericano, centro americano y norte americano. Así leída la frase queda muy bonita, esperanzadora y plena de argumentos que justifican la pobreza de nuestros pueblos, pero una vez digerida la frasesita de marras, reflexiono por segunda vez y me pregunto:

¿Es acaso América un continente que lo único que produjo desde aquellas épocas era solamente oro?.

¿No es acaso un país como Argentina más grande en territorio que cualquier nación de Europa?.

¿No tiene Venezuela uno de los yacimientos de Petroleo más grande del mundo?.

¿Perú no cuenta con tres regiones más ricas en recursos naturales que cualquier país europeo?

¿No es Guatemala un país privilegiado con su extensa vegetación debido a su riquísimo suelo que si por descuido se te cae una moneda al día siguiente te crece un árbol de dólares?

Es decir, riqueza, recursos y argumentos para emerger como naciones tenemos. Y esto no nos lo robaron ni españoles, ni ingleses ni franceses. Justificar nuestra eterna pobreza con el saqueo despiadado de los colonizadores es una tremenda falacia, tan grande como nuestro multiétnico continente.

Y ahora que hablamos de saqueos, de aberraciones, violaciones de derecho y de las otras. Cuantas veces hemos satanizado a nuestros viles opresores, de los cuales aún guardamos un recelo permanente cuando no un odio encarnizado que irresponsablemente sabemos transmitir a nuestros hijos, amigos, alumnos, colegas de trabajo y compatriotas cada vez que fechas como la que viene nos refrescan la memoria.

A propósito de todo esto, abrí mi libro de historia y leí con horror que los crueles Mayas se dedicaban a conquistar pueblos con sanguinaria violencia, violando mujeres y esclavizando a los que quedaban con vida.

Aprendí que los nobles Incas lograron ese impresionante expansionismo por todo América del Sur matando ferozmente a sus adversarios, en donde el jefe supremo de esta casta de guerreros era divinizado como un Dios, ofreciéndole a las mujeres de los pueblos arrasados para ser sus esclavas sexuales e incluso para ser enterradas junto con él, cuando el hijo del dios sol pasaba a mejor vida.

Ahora, conocedor de estas nuevas verdades y volviendo a mi simple razonamiento básico me pregunto: ¿que sucedería si hubiéramos sido nosotros los que hubiéramos conquistado Europa y no al revés?.

¿Se imaginan a portugueses reclamando riquezas saqueadas por Paraguay?, ¿Conciben a España gritándole al Perú devuélvannos nuestros caballos?, Francia exigiéndole a Cuba justicia por tantos siglos de muerte, vejaciones y esclavitud.  Una protesta anual en la plaza de Londres en memoria de sus antiguas culturas desaparecidas por la ambición desmedida del draconiano país de El Salvador.

Suena absurdo, pero es lo que normalmente hubiera sucedido si la invasión hubiera sido a la inversa.

Dentro de estas próximas celebraciones de un año más del descubrimiento de América, vuelvo a reflexionar, tan torpemente como suelo hacerlo y me cuestiono: ¿que de bueno podemos sacar de aquella fecha al parecer fatídica para los pobres americanos?.

Yo, pobre inmigrante sudamericano en suelo Europeo, para ser más preciso nacido en Lima-Perú. Escribo en un blog por internet en idioma castellano.

El idioma que aprendí desde que nací se lo debo a España. La libertad que tengo de poder escribir, el tiempo de ocio laboral para poder escribir y mis deberes y derechos por los cuales puedo reclamar algo los invento Francia. La tecnología que utilizo, un blog virtual basado en PHP+HTML+CSS, probablemente se originó en una universidad de Estados Unidos, nación plagada de inmigrantes ingleses, irlandés y escoceses en su mayoría. La escritura se dice que nació en Egipto y la antigua Mesopotamia. El ordenador en el que escribo es de origen japones. La camiseta que visto mientras escribo proviene de Taiwan. Los pantalones cortos son de fabricación peruana. De mis zapatos y calcetines no hablo por que estoy descalzo. Pero el café que bebo en cada pausa es de Portugal. Estoy en una habitación construida por obreros catalanes. Finalmente, mi apellido es Mendoza, y por lo que leí proviene del País Vasco, es decir llevo un apellido español como casi todos los ciudadanos de mi país y mi piel y raza mestiza se la debo a que por mi sangre llevo genes españoles e indoamericanos casi en igual porcentaje. Siendo pragmáticos podría decir que tanto a España como a Perú les debo la vida.

Para finalizar algunas reflexiones...

"Nuestro oro" actualmente no se donde puede estar, al menos entre el pueblo español no lo veo. Yo veo crisis, desempleo y una pobreza que al día de hoy aterra.

Es un poco curioso que estos argumentos de odio irreconciliable entre países nos hagan recordar que por culpa de los conquistadores somos pobres, yo pensaba que eramos pobres por un sistema de gobierno mentiroso que se dedica a oprimir al pueblo, a esclavizarlo y someterlo.

Se llevaron el oro, pero este recurso representa sólo un pequeño porcentaje de la riqueza de nuestros países, ¿por qué seguimos siendo pobres?.
La próxima vez que alguien diga "devuélvannos el oro" creo que debo sentirme un poco culpable por que la mitad de lo que soy proviene del viejo continente.

Visto lo visto, si algún día tengo hijos no pienso transmitirles un odio irracional y enfermizo por personas de otros países que no tienen ninguna culpa de antiguos emperadores, reyes o caciques que saquearon las vírgenes tierras de América.

Si algún día él tenga hambre de justicia, la misma que a mi me atormenta cada día, preferiré enseñarle a reconocer a los verdaderos culpables de nuestra actual pobreza, de la opresión que padecen nuestros territorios, a los creadores de un sistema de esclavitud consentida. Los mismos que nos marean con argumentos rancios, buscando fantasmas para culparlos a ellos de su ineptitud y de sus ansias de poder y riqueza desmedida.

Señor Francisco Pizarro descanse usted en paz. Políticos y gobernantes de turno, a ustedes me dirijo: DEVUÉLVANNOS NUESTRO ORO.

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET